¿Duermes bien? Cómo diseñar para dormir mejor parte-2

En ocasiones pensamos que el dormitorio ideal debe de ser, de entrada, de grandes dimensiones pero lo cierto es que, aunque la estancia en la que se encuentre la cama sea enorme, conviene que el espacio de descanso sea lo más recogido posible.

Sigue leyendo

¿Duermes bien? Cómo diseñar para dormir mejor parte-1

Nuestra sociedad sufre insomnio, la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (AMMS) asegura que en España una de cada cuatro personas padece algún tipo de trastorno en el sueño. El problema es que nos concentramos en buscar remedios (químicos o naturales) en lugar de crear un entorno y unos hábitos propicios para tener un reposo reparador, saludable y apropiado.

Sigue leyendo

La radiestesia desde un punto de vista fisiológico

Según la real academia de la lengua española la radiestesia se considera la “capacidad especial para captar ciertas radiaciones, utilizada por los zahoríes para descubrir manantiales subterráneos, venas metalíferas, etc”.

radiestesiaFuente: Mariano Bueno. El libro práctico de la casa sana, RBA libros

Cuando hablamos de radiaciones nos referimos al espectro completo desde los rayos Gamma hasta las ondas de radio pasando por la luz visible, todo es radiación pero de distinta frecuencia aunque nuestra visión solo percibe pequeña porción, el llamado espectro visible que todos hemos estudiado en la escuela.

A partir del trabajo de Albert Einstein la comunidad científica aceptó que la energía es de naturaleza vibratoria, que emite radiaciones y que la materia no es más que una forma particular de energía.

Los seres humanos, como cualquier otro ser vivo del planeta, estamos expuestos a todas las radiaciones que coexisten en él y, además, muchas de ellas son capitales para nuestra existencia y sin ellas moriríamos; el más claro ejemplo es la radiación solar evidentemente, lo curioso es que un exceso de radiación también puede ser muy peligroso y el sol vuelve a ser un buen ejemplo.

Nuestro organismo percibe y reacciona ante todas estas radiaciones que alcanzan nuestro organismo, pongamos un ejemplo más específico y clarificador:

Una persona expuesta a un espacio de color rojo aumentará la presión sanguínea, el ritmo cardíaco, el estado de alerta, sus sistema digestivo comenzará a activarse, su temperatura corporal aumentará y sus mejillas subirán el tono rojizo habitual. Lo más curioso es que también ocurrirá con los ojos tapados porque los colores no son más que una frecuencia electromagnética concreta que llega a nuestro cuerpo a través de todos los canales de percepción”.

Cada color produce reacciones fisiológicas específicas, a veces similares y en otras ocasiones distintas, en esta web podréis encontrar más información al respecto.

Pero el color es sólo una de las radiaciones de las que hablábamos, como decía Einstein, la materia es una forma particular de energía y, por tanto, los objetos materiales también emiten radiaciones.

Un radiestesista o Zahorí, simplemente entrena su percepción para saber identificar las reacciones de su organismo ante cada una de las innumerables radiaciones que lo alcanzan, de este modo consigue “filtrar” de entre todas ellas la que está buscando, ya sea agua, minerales, emanaciones de gas radón, minerales etc.

Las famosas varillas de radiestesia, ya sean metálicas o de madera (varilla ahorquillada) o el péndulo, que utilizan los especialistas son amplificadores de las tensiones y distensiones musculares que se producen en nuestro organismo cuando atraviesa un campo de radiación concreto; definir qué es lo que se está buscando es el secreto de un buen radiestesista. Hay personas más sensibles y menos sensibles como es normal, existen personas con una alta sensibilidad y mucha práctica que han sido capaces de hacer radiestesia sin necesidad de herramientas. Os dejamos un enlace para conocer algo de historia sobre este tema al margen de lo que explicamos aquí.

La radiestesia se utiliza en arquitectura saludable para identificar y controlar puntos geológicos patógenos como corrientes de agua subterráneas, fallas o diaclasas, redes Hartman, redes Curry o, lo que es más importante, la confluencia de varios de estos puntos ya que son estos casos los que derivan en enfermedades de mayor o menor alcance si no se tiene en cuenta a la hora de ubicar ciertas estancias de una vivienda.

Os dejamos enlace a el área de Salud de nuestra web donde se explican gráficamente algunos de estos aspectos. DinA5, Geobiología y Bioconstrucción.

Muchas gracias por leernos, para mayor información o consultas dejar vuestros comentarios. Un saludo!!

Visita nuestra web

Contaminación electrostática e iones positivos

¿Alguna vez has tenido esa sensación de que se acerca una tormenta? ¿Esa sensación de pesadez, cansancio, dolor de cabeza e incluso dolor de articulaciones?

Esta sensación que denominaremos de “pre-tormenta” sucede porque la diferencia de potencial entre las capas altas de la atmósfera (de carga positiva) y las capas bajas (negativa) se disparan en esos momentos antes de que se desencadene la tormenta que no es más que una herramienta de la naturaleza para restablecer el equilibrio… pero ¿cuál es el equilibrio?

Puesto que este es un blog de divulgación y no científico lo dejaremos en que la corteza terrestre tiene carga negativa o lo que es lo mismo: mayor acumulación de iones negativos mientras que las capas más altas de la atmósfera tienen carga positiva o iones positivos, estas cargas son fluctuantes y, cuando la tensión entre unas y otras es muy elevada, se producen las denominadas tormentas eléctricas.

Un ion, positivo o negativo, es un átomo que ha perdido o ganado un electrón y, por lo tanto, ha perdido el equilibrio eléctrico que tenía, a partir de ese instante hará lo posible por recuperar su estado natural de equilibrio

Bien, sería lógico por lo tanto pensar que, dada la evolución y el desarrollo de la biología de cualquier  ser vivo, se haya desarrollado -mayoritariamente cerca de la corteza terrestre-, una atmósfera con predominancia de iones negativos, que es la que nuestro organismo interpreta como saludable.

El aire siempre tiene una determinada concentración de iones, una carga electrostática muy pequeña pero tremendamente importante para el desarrollo de la vida en el planeta.

Es sabido que muchos de los aparatos eléctricos que tenemos en casa -y en el trabajo- liberan, progresivamente, iones positivos al aire que respiramos y, por lo tanto, ionizan el aire. Si a este hecho le sumamos nuestra tendencia a forrar -literalmente- nuestras casas de productos plásticos no conductores (barnices sintéticos en suelos de parquet, pinturas plásticas, moquetas sintéticas, etc.), toda esta contaminación electrostática se acumula y circula por las paredes, suelos y techos de nuestra casa, que genera una atmósfera de carga positiva en la que nuestro organismo no se encuentra cómodo.

Y no es solo que no se encuentre cómodo, es que esta atmósfera no es saludable: Estos iones positivos que respiramos constantemente tratan de recuperar su estado de equilibrio eléctrico y no dudarán en robar el electrón que necesitan de nuestras propias células si tienen la ocasión, no os preocupéis, nuestro organismo es fuerte y puede resistir muchos embites, pero no siempre será así y una exposición prolongada a estos ambientes puede derivar en jaquecas crónicas, depresiones, irritabilidad, etc.

La solución pasa por un lado por ventilar regularmente nuestra vivienda para renovar regularmente el aire que respiramos y, por otro lado, por utilizar materiales naturales que le permitan “respirar”: Pinturas minerales de silicato o cal, parquets naturales con tratamientos de cera, etc, que permitirán que esa carga eléctrica escape al exterior en busca de su añorado equilibrio. Además, si vamos a acometer una reforma o la construcción de una casa, es conveniente diseñar el circuito eléctrico de la vivienda de acuerdo con criterios de disminución de la contaminación electromagnética y electrostática.

Muchas gracias por leernos, para mayor información o consultas dejar vuestros comentarios. Un saludo!!

Visita nuestra web

LA SAL, un recurso para identificar posibles áreas geopatógenas

Os presentamos un sencillo y efectivo recurso para hacer un diagnóstico previo de ciertas zonas de casa o del trabajo en las que pasamos horas y horas (cama, estudio, sofá…) y saber si son o no, geopatógenas.

¿QUÉ QUIERE DECIR GEOPATÓGENA?
Bien, poco a poco iremos desgranando este concepto para aclararlo como es debido; en una definición generalista identificaríamos una zona geopatógena como aquella que, debido a la composición del sustrato geológico en el subsuelo, a la existencia de corrientes de agua subterráneas, fallas geológicas o diaclasas, genera pequeñas o grandes alteraciones en la superficie que pueden acarrear alteraciones en la salud de las personas que estén expuestas durante largos periodos de tiempo (años).

Es muy importante recalcar que la exposición ha de ser prolongada, es decir, el auténtico problema reside en lugares como el dormitorio, el sofá o el lugar de trabajo. Migrañas, jaquecas, tos irritativa, escozor de ojos, sinusitis, fatiga etc. No siempre, pero en ocasiones,  son síntomas que apuntan a que podemos estar “descansando” sobre una de estas áreas patógenas.

OS MUESTRO EL EXPERIMENTO…
Consiste en diluir sal en agua hasta el punto de saturación, es decir, cuando el agua no acepta más sal y ésta ya se deposita en el fondo. Prepararemos el agua necesaria dependiendo de los puntos que vayamos a estudiar, teniendo en cuenta que cada punto necesitará aproximadamente unos 50cl (medio Yogurt).

Verteremos este agua en un recipiente de plástico o vidrio (nunca metálico, la cerámica puede tener fibras metálicas por lo que tampoco se recomienda ya que alteraría el proceso) hasta la mitad y lo colocaremos en los lugares a analizar, por ejemplo bajo la cama (la zona del torso o la cabeza), bajo el sofá (en cada extremo por ejemplo, justo bajo la zona de sentarse) o en la zona de trabajo. Lo dejaremos ahí, sin tocarlo en absoluto hasta que se haya disuelto totalmente el agua y sólo quede la sal en el fondo.

He aquí un ejemplo (clic en la imagen para verla más grande)

Aquellos lugares en los que la sal se deposite de forma ordenada y “relajada” mediante pequeños cristales serán los de menor afectación geopatógena. En este caso el sofá sería el mejor lugar de reposo como posteriormente nos confirmó la familia residente en la casa.

En cambio en aquéllas que la sal se deposite de forma apelmazada y más caótica serán las que presenten alguna alteración.

Hemos de aclarar que existen alteraciones al margen del subsuelo que pueden alterar esta prueba, por ejemplo un excesivo contenido de aparatos eléctricos en funcionamiento cerca de la muestra, una elevada contaminación electrostática etc. No obstante sigue siendo una forma de comenzar a analizar la idoneidad de nuestro hogar como lugar de reposo y reparación.

Muchas gracias por leernos, para mayor información o consultas dejar vuestros comentarios. Un saludo!!

Visita nuestra web