Cómo lograr un interior más fresco sin aire acondicionado

Ahora que todos hemos sufrido los calores del verano parece un buen momento para sugerir algunas ideas que se pueden implementar si tenemos en mente una futura reforma o construcción de obra nueva, en la entrada de hoy nos centraremos en los materiales para saber cuáles son las mejores opciones para lograr unos grados de menos respecto del exterior que siempre van bien en nuestras latitudes.

Sigue leyendo

Anuncios

¿Cómo interpreta nuestro organismo los colores?

Hablar del color es jugar con fuego y es que, como sabemos, los colores despiertan distintas emociones en función de la persona que los mira; a pesar de todo existen profundas investigaciones que arrojan luz sobre este tema, un gran ejemplo es el libro: “Psicología del color” de Eva Heller, una obra muy recomendable para quien esté interesad@.

ojos_vendados

Pero esta entrada pretende abordar el color dese otro punto de vista, uno mucho más objetivo, se trata de reflexionar sobre “cómo percibe los colores nuestro organismo”. Cuando vemos un objeto de un determinado color es porque éste, al recibir la luz (blanca) que permite que lo veamos, absorbe unas determinadas longitudes de onda mientras que otras son rechazadas y llegan hasta nuestros ojos, capaces de descodificarlas decirle a nuestro cerebro de qué color es ese objeto.

Igual que los rayos ultravioletas del sol, las ondas de luz que permiten que veamos los colores transportan energía que llega a todo nuestro cuerpo, no solo a los ojos.

Pero… ¿Y si cerramos los ojos? ¿Cómo reacciona nuestro organismo al impacto de estas ondas electromagnéticas? La capacidad de ver hace que el resto de nuestros sentidos estén algo atrofiados pero, a pesar de ello, siguen ahí y nos permiten “ver los colores con los ojos cerrados” o dicho de otro modo “sentir los colores”. El famoso Neurocirujano Kurt Goldstein, en su libro La estructura del organismo, publicado en 1934 ya lo sugería y recientes estudios lo confirman.

El color rojo aumenta la presión arterial, los latidos del corazón, aumenta la temperatura corporal y hace que nuestro sistema digestivo se estimule (casualmente la mayoría de restaruantes de comida rápida tienen este color corporativo).

El azul, en cambio, genera reacciones opuestas, diminución de la temperatura corporal, inhibe el funcionamiento del aparato digestivo… (casualmente es un color muy utilizado en restaurantes de cocina creativa pero poco abundante).

El amarillo estimula la actividad neuronal aunque algunos tonos concretos pueden irritar mucho el sistema nervioso.

Bien, no pretendo en este escrito explicar todas las reacciones que los colores desencadenan en nosotros a nivel fisiológico, sino enfatizar la importancia de estos conocimientos a la hora de diseñar un edificio y su interior, una elección acertada o equivocada de los tonos que visten los espacios que diseñamos, puede convertirse en capital para la salud y la felicidad de las personas que los habiten.

Muchas gracias por leernos, para mayor información o consultas dejar vuestros comentarios. Un saludo!!

Diseño de Interiores Arquitectura y Salud