¿Duermes bien? Cómo diseñar para dormir mejor parte-2

En ocasiones pensamos que el dormitorio ideal debe de ser, de entrada, de grandes dimensiones pero lo cierto es que, aunque la estancia en la que se encuentre la cama sea enorme, conviene que el espacio de descanso sea lo más recogido posible.

Sigue leyendo

Anuncios

¿Duermes bien? Cómo diseñar para dormir mejor parte-1

Nuestra sociedad sufre insomnio, la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (AMMS) asegura que en España una de cada cuatro personas padece algún tipo de trastorno en el sueño. El problema es que nos concentramos en buscar remedios (químicos o naturales) en lugar de crear un entorno y unos hábitos propicios para tener un reposo reparador, saludable y apropiado.

Sigue leyendo

Cómo lograr un interior más fresco sin aire acondicionado

Ahora que todos hemos sufrido los calores del verano parece un buen momento para sugerir algunas ideas que se pueden implementar si tenemos en mente una futura reforma o construcción de obra nueva, en la entrada de hoy nos centraremos en los materiales para saber cuáles son las mejores opciones para lograr unos grados de menos respecto del exterior que siempre van bien en nuestras latitudes.

Sigue leyendo

¿Cómo interpreta nuestro organismo los colores?

Hablar del color es jugar con fuego y es que, como sabemos, los colores despiertan distintas emociones en función de la persona que los mira; a pesar de todo existen profundas investigaciones que arrojan luz sobre este tema, un gran ejemplo es el libro: “Psicología del color” de Eva Heller, una obra muy recomendable para quien esté interesad@.

ojos_vendados

Pero esta entrada pretende abordar el color dese otro punto de vista, uno mucho más objetivo, se trata de reflexionar sobre “cómo percibe los colores nuestro organismo”. Cuando vemos un objeto de un determinado color es porque éste, al recibir la luz (blanca) que permite que lo veamos, absorbe unas determinadas longitudes de onda mientras que otras son rechazadas y llegan hasta nuestros ojos, capaces de descodificarlas decirle a nuestro cerebro de qué color es ese objeto.

Igual que los rayos ultravioletas del sol, las ondas de luz que permiten que veamos los colores transportan energía que llega a todo nuestro cuerpo, no solo a los ojos.

Pero… ¿Y si cerramos los ojos? ¿Cómo reacciona nuestro organismo al impacto de estas ondas electromagnéticas? La capacidad de ver hace que el resto de nuestros sentidos estén algo atrofiados pero, a pesar de ello, siguen ahí y nos permiten “ver los colores con los ojos cerrados” o dicho de otro modo “sentir los colores”. El famoso Neurocirujano Kurt Goldstein, en su libro La estructura del organismo, publicado en 1934 ya lo sugería y recientes estudios lo confirman.

El color rojo aumenta la presión arterial, los latidos del corazón, aumenta la temperatura corporal y hace que nuestro sistema digestivo se estimule (casualmente la mayoría de restaruantes de comida rápida tienen este color corporativo).

El azul, en cambio, genera reacciones opuestas, diminución de la temperatura corporal, inhibe el funcionamiento del aparato digestivo… (casualmente es un color muy utilizado en restaurantes de cocina creativa pero poco abundante).

El amarillo estimula la actividad neuronal aunque algunos tonos concretos pueden irritar mucho el sistema nervioso.

Bien, no pretendo en este escrito explicar todas las reacciones que los colores desencadenan en nosotros a nivel fisiológico, sino enfatizar la importancia de estos conocimientos a la hora de diseñar un edificio y su interior, una elección acertada o equivocada de los tonos que visten los espacios que diseñamos, puede convertirse en capital para la salud y la felicidad de las personas que los habiten.

Muchas gracias por leernos, para mayor información o consultas dejar vuestros comentarios. Un saludo!!

Diseño de Interiores Arquitectura y Salud

Contaminación electrostática e iones positivos

¿Alguna vez has tenido esa sensación de que se acerca una tormenta? ¿Esa sensación de pesadez, cansancio, dolor de cabeza e incluso dolor de articulaciones?

Esta sensación que denominaremos de “pre-tormenta” sucede porque la diferencia de potencial entre las capas altas de la atmósfera (de carga positiva) y las capas bajas (negativa) se disparan en esos momentos antes de que se desencadene la tormenta que no es más que una herramienta de la naturaleza para restablecer el equilibrio… pero ¿cuál es el equilibrio?

Puesto que este es un blog de divulgación y no científico lo dejaremos en que la corteza terrestre tiene carga negativa o lo que es lo mismo: mayor acumulación de iones negativos mientras que las capas más altas de la atmósfera tienen carga positiva o iones positivos, estas cargas son fluctuantes y, cuando la tensión entre unas y otras es muy elevada, se producen las denominadas tormentas eléctricas.

Un ion, positivo o negativo, es un átomo que ha perdido o ganado un electrón y, por lo tanto, ha perdido el equilibrio eléctrico que tenía, a partir de ese instante hará lo posible por recuperar su estado natural de equilibrio

Bien, sería lógico por lo tanto pensar que, dada la evolución y el desarrollo de la biología de cualquier  ser vivo, se haya desarrollado -mayoritariamente cerca de la corteza terrestre-, una atmósfera con predominancia de iones negativos, que es la que nuestro organismo interpreta como saludable.

El aire siempre tiene una determinada concentración de iones, una carga electrostática muy pequeña pero tremendamente importante para el desarrollo de la vida en el planeta.

Es sabido que muchos de los aparatos eléctricos que tenemos en casa -y en el trabajo- liberan, progresivamente, iones positivos al aire que respiramos y, por lo tanto, ionizan el aire. Si a este hecho le sumamos nuestra tendencia a forrar -literalmente- nuestras casas de productos plásticos no conductores (barnices sintéticos en suelos de parquet, pinturas plásticas, moquetas sintéticas, etc.), toda esta contaminación electrostática se acumula y circula por las paredes, suelos y techos de nuestra casa, que genera una atmósfera de carga positiva en la que nuestro organismo no se encuentra cómodo.

Y no es solo que no se encuentre cómodo, es que esta atmósfera no es saludable: Estos iones positivos que respiramos constantemente tratan de recuperar su estado de equilibrio eléctrico y no dudarán en robar el electrón que necesitan de nuestras propias células si tienen la ocasión, no os preocupéis, nuestro organismo es fuerte y puede resistir muchos embites, pero no siempre será así y una exposición prolongada a estos ambientes puede derivar en jaquecas crónicas, depresiones, irritabilidad, etc.

La solución pasa por un lado por ventilar regularmente nuestra vivienda para renovar regularmente el aire que respiramos y, por otro lado, por utilizar materiales naturales que le permitan “respirar”: Pinturas minerales de silicato o cal, parquets naturales con tratamientos de cera, etc, que permitirán que esa carga eléctrica escape al exterior en busca de su añorado equilibrio. Además, si vamos a acometer una reforma o la construcción de una casa, es conveniente diseñar el circuito eléctrico de la vivienda de acuerdo con criterios de disminución de la contaminación electromagnética y electrostática.

Muchas gracias por leernos, para mayor información o consultas dejar vuestros comentarios. Un saludo!!

Visita nuestra web