¿Duermes bien? Cómo diseñar para dormir mejor parte-1

Nuestra sociedad sufre insomnio, la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (AMMS) asegura que en España una de cada cuatro personas padece algún tipo de trastorno en el sueño. El problema es que nos concentramos en buscar remedios (químicos o naturales) en lugar de crear un entorno y unos hábitos propicios para tener un reposo reparador, saludable y apropiado.

Ésta es la primera de dos entradas donde desvelaremos algunos de los secretos para diseñar un dormitorio que asegure un descanso 100% regenerador.

Es el resultado de 10 años de búsqueda y 4 de diseño y ejecución por parte de su autor.

Es el resultado de 10 años de búsqueda y 4 de diseño y ejecución por parte de su autor: Alexandre de Betak.

Como si de medicina preventiva se tratase, si creamos un entorno adecuado para un correcto descanso, muy probablemente dormiremos más horas y éstas serán de mayor calidad cosa que es todavía más importante. Entorno y hábitos, éstos son los pilares básicos para un descanso de calidad y el uno no será suficiente sin el otro. Hasta la irrupción de la electricidad hace tan solo 150 años, la rutina del sueño la marcaba el ciclo día-noche. En el interior de la vivienda se reflejaba, mediante la luz, el avance del día, y nuestro organismo también lo sabía interpretar, preparándose para la actividad diaria por la mañana y el reposo reparador al atardecer.

La electricidad ha propiciado la creación de atmósferas artificiales en los espacios interiores que nos impiden distinguir el momento del día en que nos encontramos y es muy necesario recuperar esta sensibilidad, es fundamental permitir a nuestro organismo prepararse para el descanso.

Un dormitorio debe de permitir a su usuario llevar a cabo la rutina del descanso con una iluminación suave, mínima y cálida y además debe poder oscurecer el espacio casi al 100% durante las horas de sueño. Además, hoy en día las viviendas son muy dependientes de la electricidad; los aparatos electrónicos inalámbricos como teléfonos, redes wifi o transformadores producen campos electromagnéticos capaces de atravesar las paredes de una vivienda con suma facilidad, conviene apagarlos por la noche.

La contaminación electromagnética inhibe la producción de melatonina y dificulta la regeneración celular durante la noche, debemos de minimizarla al máximo.

En este sentido la oscuridad y la ausencia de campos electromagnéticos son fundamentales para un descanso óptimo. La glándula pineal es la encargada de generar melatonina, una hormona hipnoinductora (nos duerme) fundamental en nuestro organismo encargada de disminuir su oxidación; bajo los efectos de la luz o de campos electromagnéticos esta glándula disminuye drásticamente su productividad.

En resumen, para diseñar un dormitorio que nos ayude a tener un sueño reparador comenzaremos por irnos a la cama con luces ténues y cálidas, reducir la presencia de campos electromagnéticos y dormir minimizando la presencia de luz.

Muchas gracias por leernos, para mayor información o consultas dejar vuestros comentarios.

Diseño de Interiores Arquitectura y Salud

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s