Seis pistas para un interior más saludable y más confotable

En este post os damos 6 consejos sobre materiales para lograr un entorno algo más saludable y confortable en el interior de vuestra vivienda o lugar de trabajo.

Las personas, una vez cubiertas las primeras necesidades de alimentación y como cualquier otro ser de este planeta, evitaremos siempre cualquier tipo de sufrimiento y en cualquier grado ya sea perceptible o imperceptible.

En definitiva, cuando hablamos de entornos saludables, en realidad lo que estamos haciendo es eliminar de nuestro abanico de opciones aquellos elementos que, en mayor o menor medida, representan un riesgo para nuestra salud y que reducen nuestro confort ya que, aunque sea de forma muy sutil, representan una agresión a nuestro organismo.

Si logramos un espacio interior en el que no exista ninguna de estas agresiones lo percibiremos mucho más confortable aunque seguramente no sepamos decir por qué exactamente ya que se trata de varias decisiones trabajando en conjunto.

En este post te sugerimos algunas decisiones que creemos que harán de cualquier espacio interior un lugar menos agresivo y, por tanto, más saludable para ti y tu familia.

AQUÍ VAN NUESTRAS SUGERENCIAS:

  1. PINTURAS DE BASE MINERAL
    Las pinturas minerales, además de ser más ecológicas, favorecen la transpiración de las paredes y la regulación de la humedad relativa de tu casa.
    Además muchas de ellas (base de silicato o cal) son anti moho y bacterias de forma natural.
    Algunas de ellas son: Las pinturas de silicato, de cal o de caseína. Solubles al agua preferentemente, buscar los sellos Aenor, Ecolabel, Natureplus o  Ángel Azul. Es muy difícil comprender todos los componentes de las pinturas pero estas etiquetas son fiables.
  2. BANCADAS DE COCINA
    La bancada de madera es la más saludable siempre y cuando se trate con productos inocuos (aceites, ceras etc.) y se utilice para el corte tablas en lugar de hacerlo sobre la bancada.
    Las bancadas de piedras duras (Mármol, granito etc.) representan un coste muy elevado de extracción por lo que son poco ecológicas, además el granito concretamente suele presentar índices de radiación natural por encima de la media. Estas agresiones, aunque no son en absoluto graves, conviene evitarlas.
    Las bancadas de cuarzo (Silestone, Compac , Cuarella etc.) con un 94% de componente mineral no presentan este inconveniente pero el  6% de resinas son de poliéster.
  3. MOBILIARIO DE MADERA O PINTADO
    El mobiliario que se comercializa está, en gran medida, forrado con melanina, es decir, plástico.
    Conviene pintarlos con pinturas minerales si es posible para reducir la contaminación electrostática que estos muebles ayudan a producir.
    Es recomendable comprar muebles de madera natural o de tablero aglomerado o contrachapado con una fina capa final de madera natural, los muebles metálicos o con cristal también son válidos pero es recomendable que los cabezales de cama no lo sean ya que refuerzan los campos electromagnéticos que distorsionan el descanso.
    Si no es posible cambiar el mobiliario, podemos conectarlos a las paredes mediante elementos metálicos que ayuden a la transmisión de esta electricidad estática que acumulan.
  4. CORTINAS, COJINES Y TAPIZADOS
    Los tejidos de fibras naturales son materiales que pueden ayudarnos en gran medida a mantener un espacio interior con un a calidad ambiental adecuada en combinación con una buena ventilación y una correcta utilización de plantas de interior ya que ayudan a mantener la humedad del ambiente dentro de los márgenes saludables (alrededor de un 50%).
    Estos tejidos son: la lana, el algodón, la pita, el cáñamo, la paja de arroz etc.
    Es recomendable la utilización de tejidos naturales como el algodón a prueba de ácaros para la ropa de cama, que ayude a oxigenar pero no permita la proliferación de estos pequeños parásitos.
    Los tejidos sintéticos son aquellos que nos cargan electrostáticamente (saltan chispas al quitárnoslos), a nosotros y a nuestra casa, además representan un riesgo por su alta inflamabilidad y toxicidad del humo que desprenden.
  5. CALEFACCIÓN – Por radiación
    La calefacción radiante es óptima, tanto para la salud como para la economía; piensa que nuestro organismo recibe el calor del sor por radiación y cualquier otro tipo de sistema de calefacción siempre estará por debajo a nivel de confort que uno que funcione igual que el sol.
    Con ella no se produce circulación de aire ni de polvo como ocurre con la calefacción por convección (radiadores) o por conductos de aire.
    El calor radiado penetra más en la piel que cualquier otro sistema por lo que la sensación térmica es más agradable.
    Una temperatura interior de 18°C se “siente” confortable mientras que en un sistema de convección necesitaríamos incrementarla hasta los 22°C o 26°C lo que incrementaría el consumo alrededor de un 33% (5%-6% por grado). Respirar aire menos caliente permite tener una respiración más profunda y oxigenada (la molécula de aire es más pequeña).
    El calor transmitido por radiación puede almacenarse en los materiales de la casa para luego volver al ambiente cuando la temperatura vuelve a bajar por lo que necesitamos tener el sistema encendido menos tiempo.
  6. SUELOS:
    En primer lugar buscaremos el confort térmico (se considera un suelo cálido el que tiene una transmitancia térmica de 0,2 w/mK o inferior) en primer lugar y después los tratamientos y acabados no agresivos para el organismo.
    En segundo lugar estará el tacto: La naturaleza ofrece un sinfín de posibilidades al sentido del tacto. Nuestros pies son órganos sensoriales especialmente sensibles. Los materiales de construcción naturales ofrecen todo un abanico de posibilidades de configuración de pavimentos. Os planteamos 3 alternativas de las consideradas cálidas.
  • Madera:
    Suelo cálido 0,18 w/mK de transmitancia térmica.
    Explotación sostenible
    Materia prima natural
    Textura natural blanda o dura depende de la madera
    CUIDADO con los Tratamientos finales de revestimiento (aceite, cera etc. Mejor que barnices)
  • Linóleo:
    Suelo cálido – 0,17 w/mK de transmitáncia.
    Explotación sostenible
    Materia prima natural
    Textura blanda natural muy confortable.
    CUIDADO –  En ocasiones se mezcla con PVC para “mejorarlo”.
    Suelo continuo muy fácil de limpiar
  • Fibra natural: Moqueta con pelo tensado
    Suelo muy cálido – Transmitancia 0,06 w/mK. En su defecto podemos combinar suelo cerámico o cementoso (transmitancia 1,3 y 1,4 respectivamente) con alfombras naturales.
    No recomendado en climas mediterráneos por ser extremadamente cálido. En estos climas podemos combinar suelo cerámico en verano por ser más fresco con alfombras en invierno.
    Materia prima natural muy ecológica (lana de oveja).
    La moqueta sintética NO ES UNA OPCIÓN.
    Textura blanda y suave

Muchas gracias por leernos, para mayor información o consultas dejar vuestros comentarios. Un saludo!!

Visita nuestra web

Anuncios